Según afirma el coronel retirado Douglas Macgregor, en un artículo publicado en la revista ‘The National Interest’, el Ejército de EE.UU. se “está desmoronando” debido a la resistencia fanática de sus generales a realizar reformas y modernizaciones acordes a la actualidad, y porque prefieren gastar miles de millones de dólares en programas militares con resultados inciertos.

Según opina Macgregor, experto en historia militar,

“El Ejército está en camino de perder más que dinero a menos que el presidente Donald Trump, designe a un secretario del Ejército fuerte, bien informado, preparado para imponer responsabilidad a sus generales y exigir un cambio radical. El Ejército no necesita a un administrador de fondos, un ingeniero social extravagante u otro ejecutivo de la industria militar comprometido con el negocio”.

El autor del artículo recuerda las maniobras que las unidades aerotransportadas de la OTAN llevan a cabo en Bulgaria, cuyo objetivo es apoderarse de un aeródromo enemigo para luego incrementar el poder de combate y la preparación de las siguientes operaciones de la Alianza.

Pero para el analista, esta operación en la actualidad y en un campo de batalla real, sería un acto “suicida”.

Según Macgregor, para que estas maniobras en la vida real sean exitosas se requiere de supremacía aérea y marítima, así como superioridad general en el campo de batalla designado.

Macgregor opina que tratar de capturar un aeródromo ruso, chino o norcoreano terminaría en cuestión de minutos con la aniquilación total de los paracaidistas y las brigadas de vehículos blindados de la OTAN.

Según advierte el experto, los generales estadounidenses “están atrapados en una fantasía de la Segunda Guerra Mundial”.

En su opinión, otro “desastre” del Ejército de EE.UU. es la dispersión de casi 200.000 soldados en África, Asia y Oriente Medio.

La dispersión en pequeños destacamentos erosiona seriamente la capacidad del Ejército estadounidense ante una guerra convencional de alto nivel, haciendo imposible disponer inmediatamente de una fuerza equilibrada y eficiente para hacer frente a las primeras fases de una emergencia.

Finalmente, el coronel concluye que el Ejército norteamericano de hoy está esparcido por el mundo y sus formaciones son reliquias de la Guerra Fría.

http://nationalinterest.org/feature/why-americas-army-falling-apart-21546

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s