Según señala un reciente estudio científico, la gran cantidad de polvo en casa puede constituir una fuente de obesidad, puesto que las partículas hacen crecer las células de grasa y acumular más nutrientes.

En los últimos años, los científicos descubrieron más de 1.000 moléculas sintéticas y naturales diferentes capaces de ‘incrustarse’ en el metabolismo y alterar el sistema endocrino. Varias decenas de estas moléculas afectan directamente al tejido graso, sistema digestivo y centros del apetito en el cerebro de seres humanos y animales.

Muchos científicos relacionan la distribución y acumulación de estas sustancias en el medio ambiente con la rápida extensión de la epidemia de obesidad, que en las últimas dos décadas ha cubierto la mayor parte de los países industriales y en vías desarrollo.

Mediante el estudio de la composición de las partículas de polvo doméstico y su efecto sobre las células humanas, Christopher Kassotis y sus colegas de la Universidad de Duke descubrieron una de las más peligrosas e inesperadas fuentes de ese tipo de compuestos químicos.

En el experimento participaron los patrones de polvo procedentes de 11 casas de la población de Durham.

En el transcurso del estudio, nueve muestras a la vez hicieron crecer las colonias de grasa. A partir de entonces, Kassotis analizó la composición química de las partículas de polvo, identificando las moléculas que influenciaron más que otras el crecimiento de las células.

Se trata de tres sustancias que son componentes populares de pinturas, adhesivos y aerosoles.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que solo tres miligramos de polvo de estas sustancias son suficientes para que se ponga en marcha el proceso de activación de células de grasa que empiezan a ganar peso.

Por lo tanto, Kassotis y sus colegas advierten de que el polvo de la casa puede ser uno de los principales ‘colaboradores’ en la epidemia de obesidad.

Por supuesto, también contribuyen decisivamente los bajos niveles de actividad física y la comida rica en grasas y alta en calorías.

http://pubs.acs.org/doi/full/10.1021/acs.est.7b01788#showFigures

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s