Un nuevo experimento ha demostrado que la larga exposición a la ingravidez afecta a las bacterias, dando lugar a mutaciones genéticas. Además, estos cambios se mantienen incluso cuando las bacterias vuelven a las condiciones terrestres normales.

Durante décadas, los científicos han tratado de entender por qué algunas bacterias prosperan en el espacio. Una reciente investigación, publicada en la revista npj Microgravity demostró, como mínimo, un microorganismo fortalecido por las adversas condiciones del espacio.

Los científicos analizaron los datos de las misiones espaciales sobre el crecimiento de las bacterias E. coli y la salmonela en condiciones de ingravidez. Resultó que ambos organismos florecieron, haciéndose más grandes y multiplicándose más rápidamente. También adquieren una estructura especial jamás observada en la superficie terrestre.

Para estudiar el fenómeno, científicos de la Universidad de Houston sometieron a una colonia de E. coli a la simulación de las condiciones de gravedad cero, y observaron cómo iba multiplicándose durante un período de tiempo. La colonia produjo más de 1.000 generaciones —ya mucho más que en otros estudios de la misma duración sin la adición de la ingravidez—.

Luego las células ‘espaciales’ se introdujeron en colonias normales. El efecto benefactor de la ingravidez permaneció: los organismos adaptados producían tres veces más descendencia que sus rivales terrestres. La potencia del efecto multiplicador sobrevivió a lo largo del tiempo, hasta que se estableció como permanente.

Al analizar genéticamente las bacterias fortalecidas, los investigadores revelaron unas 16 mutaciones diferentes, el conjunto de las cuales fomentaba las capacidades de la reproducción del organismo.

El hallazgo presenta un problema en dos niveles.

En primer lugar, las bacterias cósmicas pueden volver a la Tierra, escapar de las condiciones de cuarentena y compartir sus nuevas características con las bacterias terrestres.

En segundo lugar, la evolución de microorganismos en el espacio puede afectar a la salud de los cosmonautas durante misiones largas.

Afortunadamente, las mutaciones no presentan resistencia ante los antibióticos, así que los viajeros espaciales tendrán un arma contra los microorganismos fortalecidos.
Por otro lado, no se puede predecir qué capacidades podría desarrollar una bacteria tras una década en el espacio, concluye el medio.

https://www.newscientist.com/article/2133147-floating-in-microgravity-gives-bacteria-permanent-genetic-boost/
https://mundo.sputniknews.com/ciencia/201706021069641958-bacterias-espacio-cambios/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s