La Armada de Rusia ha llevado a cabo una operación única en aguas profundas de Oriente Próximo.

Con ayuda de sumergibles no tripulados y un buque de investigación oceanográfica fueron descubiertos e inspeccionados los cazas Su-33 y MiG-29KR, que se habían estrellado en el mar recientemente.

Los sumergibles no tripulados fueron capaces de extraer una parte del equipo a bordo, el cual contenía información clasificada, así como recoger fragmentos dispersos en el fondo marino.

Ambos cazas se perdieron en accidentes de vuelo en el mar Mediterráneo.

Cayeron desde el portaviones Almirante Kuznetsov cerca de la costa de Siria.

El 13 de noviembre de 2016, durante un vuelo de entrenamiento, un MiG-29KR cayó al mar.

De acuerdo con algunos informes, la causa del accidente fue un fallo del sistema de combustible del caza de combate. Pocos días más tarde, el 5 de diciembre, un Su-33 también cayó desde la cubierta al aterrizar.

Se estima que uno de los buques implicados en la búsqueda de las aeronaves es el navío de investigación oceanográfica Yantar.

Sin embargo, sigue siendo un misterio la razón por la que Rusia se ha apresurado a recuperar las aeronaves antes de que lo pudiera hacer otro país, ni que información clasificada de carácter militar podian contener.

https://mundo.sputniknews.com/prensa/201703231067819165-cazas-rusos-almirante-kuznetsov/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s